Santuario de la Mariposa Monarca en el Estado de México

Introducción

Ahí en lo alto de la sierra, como cada año, los espesos bosques se transforman en un recinto de paz para las viajeras anaranjadas, quienes después de su imposible transformación: de cilíndrica larva a majestuosas monarca, y un peregrinar de miles de kilómetros, arriban para hibernar y perpetuar el milagro de la vida.

La llegada

Muy cerca de Valle de Bravo se encuentra Piedra Herrada, el único Santuario del Estado de México regulado por las autoridades medioambientales y destino invernal preferido por las monarcas, quienes viajan más de 5,000 kilómetros desde el sur de Canadá en búsqueda de un frondoso mexicano, Oyamel de preferencia, que les provea una temperatura agradable para el invierno. Así, tan pronto arriban, pliegan sus alas y se adhieren al tronco del árbol, formando una corteza grisácea que regula aún más la temperatura. No hay más que hacer sino descansar hasta febrero, mes del amor, la amistad y, por ende, del apareamiento.

El santuario

Una hectárea puede alojar hasta 10 millones de mariposas. Al santuario de Piedra Herrada llegan 3 millones de ejemplares cada año, de las cuales sólo la mitad sobrevive. Regordetas por el néctar que empacaron para el viaje, las monarcas bien pueden resistir la espera prometida, pero en ocasiones el mismo peso de las colonias hace que racimos alados se desplomen y mueran. Las aves tienen un festín en temporada monarca, pero son sólo un eslabón de la sabia cadena alimenticia y jamás serán un depredador de riesgo, como lo es el hombre.

Los senderos entre el bosque para llegar al santuario son muy bellos y la experiencia de conocer a estos tenaces seres es algo que entusiasma. El vuelo simultáneo de miles de miles de mariposas es, sin duda, de lo que más llama la atención, sin embargo muy pocos saben que cada monarca en vuelo pierde energía vital y quizá jamás llegue al apareamiento. Hay varios factores que las obligan a dejar su reposo y volar, pero el más grave es la presencia ruidosa e irresponsable de la gente, de ahí que la estadía dentro del santuario se limite a 20 minutos por grupo. Los guías acreditados deberían hacer prevalecer esta condición de silencio y respeto, pero lamentablemente la mayoría no se sabe con la autoridad y responsabilidad suficiente. Por eso se está implementando un centro de sensibilización previo al acceso del santuario, el cual esperemos esté operando muy pronto.

Conclusión

Las mariposas son un maravillosa manifestación del milagro de la vida. Asistan a este suceso mágico pero háganlo en silencio, con responsabilidad y respeto, y sobre todo con la conciencia de que somos mucho más que turistas de naturaleza: somos naturaleza.

Tipo:

Reserva Natural
Bosque

Distancias:

D.F. – 130 kms – 1:45 hrs
Toluca – 70 km – 45 min

Como llegar:

Tomar la carretera federal 15 México-Toluca. En Toluca, tomar la carretera 134 que va a Temascaltepec-Tejupilco-Bejucos, y aproxiamdamente en el km 38 encontrará la desviación a la derecha para tomar la carretera estatal # 15 rumbo a Valle de Bravo. 8km más adelante encontrará el Santuario de Piedra Herrada.

Actividades:

Fotografía rural
Observación flora/fauna
Educación ambiental

Dónde comer:

Hay algunos puestos de comida en Piedra Herrada.

Dónde dormir:

No hay cabañas para pasar la noche, pero se encuentra muy cerca de Valle de Bravo, Toluca y México, donde abundan las opciones de hospedaje.

Alrededores:

Nevado de Toluca
Parque Estatal Sierra de Nanchititla

Horarios:

De noviembre a febrero

Clima:

Cálido-subhúmedo con temperatura media anual de 16 a 22 grados.